Recuerdos de diciembre. (2016)

Recuerdos de diciembre
(2016)

Este calor de diciembre
que me remueve la historia
como esa pequeña gloria
que el pueblo se dispensó

cuando la cruel injusticia
hizo salir a la gente
con su proclama insurgente
y el estado reprimió.
-
Recuerdo que en aquel día
me despertó una apedreada
a una brigada montada
que luego se replegó.

Pregunté por esos pasos
de caminar insistente.
Fue respuesta, tristemente,
que el hambre movilizó
-
Iban cortando las calles
reuniéndose en cada esquina.
En asamblea se opina,
no es cosa de sumisión

Tanta gente organizada
hizo temblar a los dueños
porque el pueblo iba tras sus sueños
reclamando algo mejor.
-
Mandaron la policía.
Se le ordenó reprimir
No se podía permitir
tornase revolución.

Más de tres era asamblea.
Cosa así se hizo prohibir.
Pero lejos de cohibir
solo hizo explotar peor.
-
Cuando hay hambre no hay pan duro,
ni las balas duelen tanto.
Si no me matan yo canto
al yuta que disparó.

Y entre tanta algarabía,
tanto bonito recuerdo,
no olvidemos a los muertos
que el estado asesinó.
-
Hay que ver al pueblo unido
cuando le bate la justa
y al presidente lo asusta
para salir al balcón

Encerrado tras las vallas
cuando tomaron la plaza
se fugó por la terraza.
Quién sabe, quizá lloró.
-
Algunas cosas cambiaron
mas no el individualismo,
vivir bajo el egoísmo
motor de la explotación.

La cosa no creció tanto
ni nunca todos se fueron.
Incluso algunos volvieron
y el pueblo ni se mosqueó.
-
No hay política ni historia
que pueda cambiar un voto.
A este pueblo yo lo noto
sumido en la confusión.

Valen más ojitos verdes,
eslogan y logotipos,
como el que tiene aquel tipo
que al final los engrupió.
-
No hay que comerse el discurso
ni consolarse en paciencia.
Mantener la resistencia
es casi una obligación.

Que si se creen un día
que el estado la regala,
olvídense, que mañana
te la saca de un tirón.